NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 30 de octubre de 2017.

 

EL PARANY, FURTIVO Y A ESCONDIDAS, SIGUE ACTIVO.

 

SE CONSTATA LA CAZA EN UN 5% DE LOS PARANYS DENUNCIADOS HACE AL MENOS 10 AÑOS, A LOS QUE HAY QUE SUMAR LOS IMPROVISADOS CADA TEMPORADA.

 

Con la aplicación web ParanyMaps se lanzó una campaña por parte de las ONGs medioambientales hace 10 años para que la administración pudiera realizar un seguimiento exhaustivo de esta actividad ilegal de caza, pues se mostraba con exactitud la ubicación de los paranys.

 Tras el seguimiento de centenares de paranys este año 2017, se constata que alrededor de un 5% de los mismos siguen activos pues se detecta  cazando o con signos evidentes de actividad: liga (pegamento) y plumas.

La adaptación del delincuente medioambiental al control de la administración y las consecuencias judiciales, es un acto delictivo recogido en el código penal, pasa por una adaptación furtiva consistente en la improvisación, las pocas horas utilizadas, las mínimas alteraciones a los árboles usados para cazar y evitar así su detección o la constante vigilancia del paranyer entre otras.

 

            GECEN EXIGE UN MAYOR CONTROL DE ESTE MÉTODO MASIVO Y NO SELECTIVO DE CAZA.

 

Que decenas de paranys permanezcan activos indica lagunas significativas en el control de este delito, por lo que la asociación exige subsanarlas tras 15 años de prohibición.

Las ONGs medioambientales hemos denunciado, denunciamos y denunciaremos todos los paranys activos detectados pero es la administración y las fuerzas y cuerpos de de seguridad del Estado quienes han de realizar cuantas actuaciones sean necesarias para acabar con este delito medioambiental que sitúa a la Comunidad Valenciana, y a Castellón fundamentalmente, en el punto de mira de Europa.

Las sentencias judiciales del TSJCV, Supremo, Constitucional y Tribunal de la Unión Europea consideran ilegal el parany y la legislación autonómica, estatal y europea lo mismo. Los inventos como la trampa del cesto-malla no tienen cabida en la legislación, lo mismo que cualquier otra trampa no selectiva. Ni los pegamentos milagrosos de APAVAL de hace unos años ni las trampas ad hoc tienen recorrido legal.

GECEN pide que se deje de hacer política buscando votos municipales pro parany pues esquilmar la biodiversidad nunca debió entrar en la agenda política de nadie.

 

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 16 de octubre de 2017.

 

PARANY: ES INTOLERABLE EL APOYO POLÍTICO QUE RECIBE ESTE MÉTODO NO SELECTIVO, ILEGAL  Y DELICTIVO DE CAZA.

 

LA ASOCIACIÓN PIDE EL FIN DE SUBVENCIONES PÚBLICAS AL PARANY CLÁSICO O AL PARANY INVENTADO DEL TIPO CESTO MALLA.

 

GECEN recuerda que la legislación prohíbe los inventos y ocurrencias como el cesto malla planteado por APAVAL. Un método no selectivo de caza,  el cesto malla, que no es más que una trampa de siempre prohibida por la legislación europea, estatal y valenciana a la que nadie, más que quien busca un puñado de votos locales, puede pretender tener siquiera en consideración.

            Así, la Ley de Caza de la Comunidad Valenciana señala en su artículo 12.2 que queda prohibido El empleo de lazos, anzuelos, fosos así como todo tipo de trampas y de cepos o ballestas.

            En el todo tipo de trampas  quedarían incluidos los inventos de APAVAL pasados, presentes y presumiblemente futuros que han fracasado, fracasan y fracasarán a nivel legal, si es que el estado de derecho funciona mínimamente.

De igual modo en la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad se señala en el Anexo VII que quedan prohibidas las trampas no selectivas en su principio o en sus condiciones de empleo.

La asociación recuerda a las corporaciones locales que tienen la obligación de colaborar, a través de la policía local, en la persecución de la comisión del delito que supone el parany, pero no tienen ninguna obligación en destinar el dinero público de los ciudadanos en convenio alguno con APAVAL.

El parany es un método masivo y no selectivo de caza que ya ha causado suficiente daño a la biodiversidad europea como para seguir rindiéndole pleitesía institucional, y menos con dinero público de por medio.

 La colaboración en el cumplimiento del código penal y la pedagogía institucional explicando los motivos que llevaron a este método a su prohibición, es lo que echa de menos la asociación de las corporaciones locales y de determinados partidos políticos que están más interesados en los votos que en la preservación del patrimonio natural, y para ello no dudan en señalar a los enemigos del parany.

Ahora le ha tocado el turno a la Conselleria blanco de su inadmisible y fuera de lugar presión.

 Lo que toca en un estado de derecho no es esto, es aplicar las sentencias del TSJCV, Supremo, Constitucional y Tribunal de la Unión Europea.

 En un estado de derecho las discrepancias, cuando no hay otra opción, se dirimen en los tribunales, cada actor aportando los documentos y razones que considere, como se hizo en el parany y, posteriormente cumpliendo con la sentencias. Los inventos para saltarse las sentencias como el cesto malla y las presiones políticas injustas e intolerables a quienes tienen la obligación de hacerlas cumplir, la Conselleria, están fuera de toda lógica.

 

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 11 de octubre de 2017.

 

LA CAZA EN EL PRAT DE CABANES-TORREBLANCA ANULA EL ESPACIO NATURAL COMO DESTINO TURÍSTICO ORNITOLÓGICO.

 

OBJETIVOS TURÍSTICOS ESTRATÉGICOS FUNDAMENTALES COMO LA DESESTACIONALIZACIÓN Y LA ESPECIALIZACIÓN DE LA OFERTA SON OBJETIVOS INCOMPATIBLES CON LA CAZA IRRACIONAL DEL PRAT.

 

Para nada sirve que la Agència Valenciana de Turisme promocione con dinero público el turismo ornitológico en el Delta Birding Festival, en la Feria Internacional de Turismo Ornitológico de Extremadura o en el MadBird de Madrid, si después es imposible ofrecer destinos turísticos para atraer al pretendido turista de elevado poder adquisitivo.

El Prat es una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), un escenario perfecto para que alojamientos y empresas de turismo ornitológico obtengan beneficios con una actividad, la observación de aves, absolutamente respetuosa con el medio ambiente y la biodiversidad.

Sin embargo, estos ingresos, muy superiores a los que se obtienen con la caza, pasan de largo, se saltan el Prat.

 

CON LA GESTIÓN ACTUAL DE LA CAZA ES IMPOSIBLE

 

GECEN insiste en señalar la necesidad de hacer compatible la caza en el Prat con el turismo ornitológico si bien la administración, la Conselleria de Medio Ambiente, es incapaz de regular la actividad con este fin y por tanto amputa cualquier pretensión al respecto.

Todos los años, tras los primeros días de caza, el Parque Natural se convierte en un erial desde el punto de vista ornitológico pues no existen zonas de refugio y tranquilidad para que la avifauna permanezca en la zona, eliminándose incomprensiblemente una fuente de ingresos y dejando en papel mojado la declaración como ZEPA del humedal.

La asociación pide una moratoria, que no se cace, mientras se determina técnicamente el uso del espacio en el Prat, si se debe o no cazar y dónde hacerlo, en cuántas hectáreas, para que la biodiversidad tenga el hábitat protector necesario y no ser esquilmada el primer día de caza.

¿Quienes somos?

GECEN: Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales.

Una Asociación para la Defensa de la Naturaleza de la Comunidad Valenciana

Información de contacto

  • Apartado de Correos 1139
    12080 Castellón
  • gecen@gecen.net
  • 964 05 82 99 - 646 78 93 23