NOTA DE PRENSA

Castellón, 9 de febrero de 2017.

 
EL PATIVEL ASEGURA EL URBANISMO DEPREDADOR DEL LITORAL ENTRE 50 Y 450 AÑOS SEGÚN SEÑALÓ LA CONSELLERA.

Si atendemos a las cifras señaladas por la Consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, el Plan de Acción Territorial de la Infraestructura Verde del Litoral (PATIVEL) deja del orden de 2.500 hectáreas de suelo litoral urbano y urbanizable para el hormigón 

Ello supone 65.000 nuevas viviendas que destrozarán 25 millones de m2 de nuestro litoral. A esta cifra hay que añadir los PAI indultados por el PATIVEL, el PAI Golf Sant Gregori en Burriana y el PAI Doña Blanca Golf en Torreblanca, que suman más de 3,88 millones de m2 y más de 10.000 nuevas viviendas.

 

PESE A LAS MILES DE VIVIENDAS SIN VENDER EN EL LITORAL CASTELLONENSE, EL PATIVEL MUESTRA ABSOLUTA SUMISIÓN ANTE LOS ESPECULADORES DEL HORMIGÓN.

GECEN exige una auditoría clara sobre la corrupción en los ayuntamientos del litoral, que tienen en stock cientos de viviendas sin vender y defienden los intereses de los especuladores del suelo que piden más hormigón como si les fuera la vida. No es lógica esta vehemencia en la defensa del “todo hormigón en mi municipio” atendiendo al interés general, y por eso exigimos una investigación sobre las relaciones entre las empresas del hormigón y los gobiernos locales.

El PATIVEL, con sus 2.300 hectáreas, nace amputado intencionalmente, sin atender a criterios técnicos medioambientales de interés general, excluyendo espacios de alto valor paisajístico y medioambiental por intereses urbanísticos. Es más, en el suelo supuestamente protegido por el Plan se permite de todo: campos de golf, hoteles, restaurantes, campings, viviendas… 

Lo que nos espera en el litoral: un programa PAI depredador del territorio clásico para las más de 2.500 hectáreas litorales excluidas del PATIVEL, y 2.300 hectáreas que formarán parte del  PATIVEL, un PAI turístico donde todo el hormigón que se quiera es posible aunque se dice en voz muy baja, no hay más.

 

NOTA DE PRENSA

Castellón, 8 de febrero de 2017.

GECEN PIDE QUE NO SE PERMITAN “VILLAS DE APEROS CON PISCINA”.

Es obvio que estamos en la era posterior a la burbuja inmobiliaria y que la clasificación del suelo que contempla el Plan Especial de la Marjaleria es errónea, imposible de llevar a cabo lo allí expuesto, y cabe corregir esa clasificación del suelo ajustándolo a la realidad.

En esa corrección de “errores del hormigón” ha de haber un aumento significativo del suelo no urbanizable protegido que reconozca los valores de todo tipo que atesora el marjal: paisajísticos, agrícolas, medioambientales, culturales, recreativos, didácticos... y limitar al mínimo posible cualquier programa especial  que contemple la urbanización del humedal.

 

LA ASOCIACIÓN RECUERDA QUE LA LEY ESTÁ PARA CUMPLIRSE.

GECEN señala que ahora es el momento de ordenar la Marjaleria a nivel urbanístico y medioambiental, sin la enorme presión de la burbuja inmobiliaria. 

En cuanto al urbanismo, la asociación pide que se aplique la ley y que cualquier programa que se elabore no exima a nadie del cumplimiento de la legalidad si ha cometido una infracción a día de hoy. Las multas, órdenes de derribo y penas de cárcel se producen tras la comisión de un delito que es bien conocido por el infractor. Si se avala al presunto delincuente con una modificación del suelo ad hoc que lo proteja del cumplimiento de la ley, acudiremos a la Justicia. También la asociación muestra su preocupación por la propuesta de representantes vecinales de permitir casas de aperos en el marjal. Todos sabemos cómo han acabado, convirtiéndose en villas con piscina incluida en muchos casos.

El PGOU también es una oportunidad para evitar la construcción de viviendas en zonas inundables, y no para desecarlas y construir en ellas. Si continúan las desecaciones por medio de infraestructuras para evitar inundaciones y no se contempla al mismo tiempo, como hasta ahora, su compatibilización con la presencia de agua en el ecosistema del marjal que garantice la conservación de los valores naturales, presentaremos las denuncias oportunas.

 

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 31 de enero de 2017.

 

GECEN PRESENTA ALEGACIONES AL PATIVEL PARA QUE LA PLAYA DEL PINAR, EL GURUGÚ Y EL AERÓDROMO SE CONVIERTAN EN UN REFERENTE MEDIOAMBIENTAL.

 

LA ASOCIACIÓN SOLICITA PLAYAS NATURALES PARA EL PINAR Y EL GURUGÚ Y LA CLASIFICACIÓN DEL AERÓDROMO COMO SUELO NO URBANIZABLE DE PROTECCIÓN DEL LITORAL.

 

El PATIVEL renuncia a cualquier expectativa medioambiental y avala la eliminación de cualquier tipo de protección de la única zona del litoral de Castellón de entidad que no está urbanizada ni pertenece a un complejo industrial, la unidad ecosistémica que conforman la playa del Gurugú y el Aeródromo. Consideramos necesario dotar a ambos espacios de la máxima protección  que otorga el PATIVEL, playa natural y suelo no urbanizable de protección del litoral, y proceder a su restauración medioambiental. En ese sentido se han presentado las oportunas alegaciones.

 Alegaciones que también buscan la declaración como playa natural y no urbana para la playa del Pinar, haciendo compatible el ecosistema natural litoral con el turismo y el urbanismo ya existente.

GECEN recuerda que, respecto a esta playa, se recibió una importante cantidad económica procedente de fondos comunitarios (FEDER) para proceder a su restauración ecosistémica Recuperar el bosque del Pinar sobre el ambiente característico del cordón dunar de las playas valencianas, y crear un parque litoral integrado por la playa y la zona verde contigua compatible con el uso turístico intensivo y su entorno urbano. 

Pedimos que los objetivos que constan en la resolución del conseller de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, de 11 de diciembre de 2002,  por la que se aprobó definitivamente el Plan Especial del Parque Litoral de la Playa del Pinar de Castellón, se cumplan y el PATIVEL así lo constate, declarando la playa como natural.

La restauración tanto del aeródromo como humedal, como la playa de Gurugú como ecosistema litoral, es una oportunidad para convertir el litoral de Castellón en un referente medioambiental. Y ello comportaría, no sólo una mejora paisajística y de biodiversidad enorme, sino un atractivo excelente para el turismo ecológico, desestacionalizado y de elevada calidad, una sostenible fuente de ingresos respetuosa con el medio ambiente.

La ciudad de las maquetas y el hormigón para el aeródromo y la playa de los chiringuitos del Gurugú tienen ahora la protección del PATIVEL y del PGOU. GECEN pide que se modifique el planeamiento, la clasificación del suelo y los usos, y se proyecte un futuro sostenible en forma de referente medioambiental.

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 23 de enero de 2017.

 

SE PERMITEN CAMPOS DE GOLF, HOTELES, RESTAURANTES, COMPLEJOS TURÍSICOS, CAMPINGS, JARDINES URBANOS, DOTACIONES DE TODO TIPO O VIALES.

 

Cuando se señala en el PATIVEL que éste tiene como objetivo proteger el litoral,  sus valores ambientales, territoriales, paisajísticos, culturales, educativos y de protección frente a los riesgos naturales o inducidos; cuando se afirma que el PATIVEL garantiza la conectividad ecológica y funcional entre el litoral y el interior; cuando se indica que se potencia el mantenimiento de los espacios libres del litoral; cuando se afirma todo esto, se tiende a pensar que estamos ante un proyecto proteccionista que intenta salvar del hormigón las migajas de espacio litoral sin urbanizar que dejó la burbuja inmobiliaria.

Nada más lejos de la realidad.

En las zonas de máxima protección del PATIVEL, las zonas clasificadas como “suelos no urbanizables de protección del litoral”, se permiten alojamientos turísticos y viviendas, restaurantes, hoteles, la apertura de viales para uso recreativo y turístico (obligatorio que sean de más de 3 metros de ancho), instalaciones dotacionales que cuenten con el sello discrecional de “interés público”, es decir el que sirva para la industria turística, así como la construcción de jardines urbanos.

En el segundo estadio de protección figura el suelo clasificado por el PATIVEL como “suelos no urbanizables de refuerzo litoral”, permitiéndose en este suelo, además de todo lo señalado en el punto anterior, campos de golf, campings y dotaciones de todo tipo (recreativas, deportivas…).

En el tercer grado de protección encontramos los suelos clasificados como “Régimen de suelos no urbanizables del litoral”. Pese al título, estos suelos son absolutamente urbanizables, simplemente se señala que el índice de edificabilidad bruta no será superior al índice de edificabilidad bruta de su entorno.

Y qué decir de los suelos transitorios, es decir aquellos que se urbanizarán si se desea en un plazo de 10 años. El PATIVEL da prisa a los PAI Doña Blanca Golf en Torreblanca y Golf Sant Gregori en Burriana para que urbanicen con celeridad los cientos de hectáreas que programaron durante la burbuja inmobiliaria.

 

GECEN SOLICITA LA RETIRADA DEL PATIVEL.

El PATIVEL es una tomadura de pelo desde el punto de vista de protección medioambiental del litoral, siendo un mecanismo de especulación y ejecución urbanística bajo nuevos patrones de desarrollo, los complejos turísticos no asociados a segundas residencias. Dada la escasa viabilidad de plantear el hormigón puro y duro, los PAI tienen escasa viabilidad de ejecución en décadas, se plantea el hormigoneo del litoral y su ocupación de forma menos compacta, orientado a  la industria turística.   Desde la óptica medioambiental es lo mismo el PAI clásico que lo que se plantea ahora: hoteles y restaurantes con campos de golf, campings, viales, jardines urbanos y construcción de dotaciones de todo tipo. 

La asociación solicita la retirada del PATIVEL por ser un instrumento, no sólo  inútil a nivel de protección medioambiental del litoral sino que es un Plan agresivo que diseña su destrucción. Es la puntilla a nuestro litoral pues avala y formaliza cómo destruir de forma no PAI, pues es imposible y no toca ahora, nuestro litoral virgen. 

 

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 17 de enero de 2017.

 

LA VEGETACIÓN ALÓCTONA Y LA BASURA INVADEN EL RÍO.

 

La vegetación alóctona, exótica e invasora como el ricino (Ricinus communis), las piteras (Agave americana), chumberas (Opuntia spp.) y la uña de gato (Carpobrotus edulis) forman parte del paisaje del espacio protegido ante la dejadez y falta de gestión del humedal protegido. Ello supone una interferencia significativa de esta vegetación alóctona en el ecosistema autóctono y compromete su funcionalidad. La falta de actuaciones y mantenimiento, cuya responsabilidad recae principalmente en el Consorcio, es evidente. GECEN exige responsabilidades y explicaciones del dinero invertido, supuestamente decenas de miles de euros anuales, pues es injustificable la dejadez constatada que permite y avala esta situación.

Esta falta de gestión y mantenimiento impregna todo el Paisaje Protegido y la basura prolifera por doquier, sobre todo la generada por los pescadores, a la que se suma la de vertidos ilegales puntuales y la que arrastra el río en episodios de fuertes precipitaciones pues no se retira sino tras meses.

La asociación exige que se proceda a la eliminación de la vegetación alóctona y de la basura ya que para eso, entre otras cosas, está el Consorcio y una empresa contratada con dinero público.

GECEN también señala la necesidad de dotar al cauce de un caudal ecológico de acorde a las exigencias de la Directiva Marco del Agua, ya que de su ausencia y de la pésima gestión del agua que se realiza derivan fracasos sistemáticos en la nidificación de aves en un lugar que, recordamos, es una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA).

 

NOTA DE PRENSA

 

Castellón, 18 de enero de 2017.

 

EL BENEFICIO MEDIOAMBIENTAL, SOCIAL Y ECONÓMICO ES INDISCUTIBLE.

 

El sistema propuesto por la Conselleria no es en absoluto novedoso pues lleva años funcionando en cerca de medio centenar de regiones del mundo con gran éxito.

Es un sistema paralelo a los SIG, que actualmente controlan dos grandes corporaciones Ecovidrio y Ecoembes., al cual complementa. Está destinado a los envases de bebidas.

Las ventajas medioambientales, económicas y sociales en los lugares donde se ha aplicado son evidentes: se triplican los índices de recogida selectiva de envases, se crean miles de puestos de trabajo, se recuperan millones de euros en materias primas, la administración evita gastar millones de euros en la incineración y vertido de residuos reciclables y desaparece la basura que generan los envases en el medio ambiente y en ámbito urbano pues los ciudadanos cobran por devolver los envases con la motivación que ello genera.

Y todo esto con coste 0 para los actores implicados como fabricantes y minoristas, a los que añadir el ahorro de ayuntamientos y administración en general.

 

SE APLICA EN MÁS DE 40 REGIONES EN EL MUNDO.

 

Los países escandinavos tienen cifras de recuperación entre el 80 y 95% mientras que en Alemania han alcanzado el 98,5%. Cifras que en la Comunitat, al margen de la disparidad de las mismas según el actor que las expone, están lejos de las conseguidas en estos países. Se evidencia un déficit en el sistema valenciano actual que cabe corregir.

La asociación lamenta el continuo boicot que al proyecto propuesto por la Conselleria llevan a cabo actores que parecen más interesados en proteger sus intereses privados que en gestionar los residuos atendiendo al interés general.

La Conselleria no ha de dar un paso atrás y no ha de atender a los intereses de aquellos actores que han demostrado déficit en la gestión de residuos. Parece que hay actores cómodos navegando inmersos en la pésima gestión de los residuos actual, que se sienten incómodos y ven amenazados sus intereses por el proyecto que implantará la administración. El interés general debe prevalecer en cualquier caso y no es negociable, esperamos que así lo entienda la Conselleria.

 

Página 2 de 2

¿Quienes somos?

GECEN: Grupo para el Estudio y Conservación de los Espacios Naturales.

Una Asociación para la Defensa de la Naturaleza de la Comunidad Valenciana

Información de contacto

  • Apartado de Correos 1139
    12080 Castellón
  • gecen@gecen.net
  • 964 05 82 99 - 646 78 93 23